El club de fútbol Forest Green Rovers, premiado por su arquitectura sostenible

Es uno de los quince proyectos ganadores de 2018 del premio Impulso para el Cambio que otorga la ONU

La sostenibilidad puede promoverse casi desde cualquier ámbito, como demuestra el Forest Green Rovers, un club de fútbol del condado de Gloucestershire, en el suroeste de Inglaterra, al que la ONU ha otorgado este año el premio Impulso para el Cambio.

Un campo de fútbol puede generar un fuerte impacto en el medio ambiente. Mantener el césped en buenas condiciones implica un alto consumo de agua y energía, porque hay que regarlo con regularidad y evitar que se congele con las bajas temperaturas, o potenciar su crecimiento artificialmente. Además, los focos de luz, las enormes pantallas de video o los marcadores que se utilizan durante los partidos requieren mucha energía. En el Forest Green Rovers han buscado dotarse de mecanismos para mejorar su sostenibilidad: paneles solares, sistemas de reciclaje del agua o cortacéspedes eléctricos. También el césped es orgánico, es decir, libre de pesticidas y herbicidas. Puesto que otra causa importante de las emisiones son los desplazamientos de los espectadores al partido, se han instalado puntos de recarga para vehículos eléctricos. Por último, se ha optado por un menú vegano para los jugadores.

Todas estas medidas de arquitectura sostenible permiten que el Forest Green Rovers tenga un impacto cero en el medio ambiente. Esta filosofía del club es también una forma de generar mayor conciencia ambiental entre los aficionados y, en definitiva, de mostrar que la sostenibilidad en el ámbito del deporte es posible.

El club de fútbol Forest Green Rovers, premiado por su arquitectura sostenible

Artículos destacados en Updated Inspiration

Suscríbete a la newsletter