El culto al sol

La energía solar en España, a punto para reactivarse

Article image

España no tiene reservas de petróleo ni de gas ni de ningún otro recurso que, por cuestiones medioambientales, quiera explotar; por si fuera poco, las últimas minas de carbón que quedan pronto cerrarán. Sin embargo, el responsable de potenciar la industria turística del país podría servir también para cubrir la gran mayoría de necesidades energéticas: el sol.

Tal y como están las cosas, según la Red Eléctrica de España, en 2017 alrededor de un tercio de la electricidad de España provino de fuentes de energía renovable. La gran mayoría procedía de la energía hídrica y eólica, y solo un seis por ciento era solar. Sin embargo, todo este panorama está a punto de cambiar.

En 2013 el anterior gobierno introdujo el llamado “impuesto al sol”, lo que supuso un freno al desarrollo de la energía solar.

En 2013 el anterior gobierno, al introducir el llamado ”impuesto al sol“, puso el freno al desarrollo de la energía solar. A los propietarios de las casas, en vez de incentivarles a  instalar paneles solares y permitirles la venta de la energía excedente a la red para recuperar parte de la inversión de la instalación, los trataban como un proveedor de energía con el consiguiente pago de impuestos.

En el extremo opuesto, países como Alemania ofrecen incentivos fiscales a los hogares que instalan paneles solares; el resultado es que este país ­–con la mitad de horas de sol– genera diez veces más energía solar que España.

Sin embargo, en este momento el impuesto al sol en España ya ha desaparecido, y también se han eliminado los impuestos de importación para los paneles solares baratos provenientes de la China. Estos dos factores pueden provocar que España viva un auténtico boom en el campo de la energía solar, que además podría crear miles de empleos.

solar energy panels in Spain
Paneles solares en una zona despoblada de España. Imagen: Alamy stock photo

Ya hay algunos proyectos previstos que multiplicarán por seis la cantidad de energía solar generada. Si todos estos planes siguen adelante, la inversión total en el país será de 23 billones de euros. Según la Agencia Internacional de Energías Renovables, el coste de instalación de paneles solares ha disminuido un 73 por ciento desde 2017 y ya no son necesarias las subvenciones para que este tipo de energía sea competitiva.

El mayor impacto del boom de la energía eólica puede verse en las ciudades, que actualmente cuentan con menos energía proveniente de fuentes renovables.

El mayor impacto puede verse en las ciudades, que actualmente cuentan con menos energía proveniente de fuentes renovables. Esto es debido a la gran atención dedicada a la energía eólica, una infraestructura que necesita grandes espacios abiertos, por lo que la mayoría de los recursos renovables se encuentran en regiones con baja densidad de población, como Galicia y Castilla-León. Galicia, por ejemplo, con una población de 2,7 millones de habitantes produce 7.152 megavatios de energía renovable, mientras que el área metropolitana de Madrid, con una población de 6,6 millones, solo genera 231.

El Ayuntamiento de Barcelona ya ha iniciado un proyecto para rectificar este desequilibrio. Cuando la compañía eléctrica Endesa no presentó una oferta para renovar su contrato de 34 millones de euros al año para proveer la electricidad que ilumina las calles y los edificios públicos de la ciudad, el Ayuntamiento optó por fundar su propia compañía, Barcelona Energia (BE).

La empresa comprará electricidad generada por una amplia infraestructura de paneles solares en la zona del Fórum (un gran parque público al lado del mar) y otras fuentes certificadas como renovables. A medio plazo su objetivo es usar los paneles solares para duplicar la producción de energía de 1,8 megavatios a 3,5. Las autoridades locales cedieron ante la presión de los ecologistas y descartaron el plan original de comprar electricidad generada por un incinerador de residuos.

A principios de 2019, BE tiene planeado no solo cubrir las necesidades municipales sino también ofrecer el servicio a domicilios particulares. Por razones legales, de momento solo puede dar servicio a 20.000 hogares, elegidos según orden de inscripción. Estrategias municipales parecidas ya están funcionando en Inglaterra –Nottingham y Bristol–, las cuales han reducido las facturas de consumo energético y han generado ingresos extra para las autoridades locales.De momento, el plan de Barcelona no promete electricidad más barata, pero sí garantizar que las personas más vulnerables tengan acceso. “No competimos en el precio, sino en valores“, afirma Eloi Badia, el concejal responsable de BE. “Una empresa que busca hacer negocio no es lo mismo que la que está dedicada a asegurar que todo el mundo tenga acceso a la energía”.

Solar energy panels at the Parc del Fòrum in Barcelona
Panel solar en el Parc del Fòrum, en Barcelona, junto a una planta de energía convencional. Imagen: Alamy stock photo

Para un hogar típico español, el coste de instalar paneles solares y convertirse en autosuficiente eléctricamente gira alrededor de los 6.500 euros, aunque las baterías para almacenar la energía generada pueden llegar a costar más o menos lo mismo.

Sin embargo, como la mayoría de la población de una ciudad vive en bloques de apartamentos el tema se complica. La ley debería cambiar para aquellos vecinos que decidan obtener la electricidad de forma colectiva, puesto que, de momento, se define al consumidor como a la persona que alquila individualmente el contador de electricidad.

Para que un edificio de apartamentos obtenga energía de paneles solares debería haber algún tipo de método para medir el consumo individual. Otra complicación añadida es que en la mayoría de edificios conviven residentes propietarios con otros que alquilan el piso. Los propietarios de los pisos alquilados no se sienten inclinados a invertir en una instalación que beneficiará a los inquilinos, pero no a ellos.

Algunos vecinos han tratado de solucionar estos problemas convirtiendo el edificio en una “red incrustada”, donde el inmueble tiene una única conexión de red y gestiona el contador y las facturas de cada unidad internamente. Sin embargo, el plan incumple la normativa porque no deja a los vecinos libertad para escoger a su proveedor y no hay manera de asegurar que la empresa que controla la gestión no se aprovechará de este monopolio.

A pesar de todos estos problemas, ahora que el principal obstáculo económico ha desaparecido, y dado que los consumidores españoles pagan una de las tarifas de electricidad más altas de Europa, no cabe duda de que España va a empezar a explotar su principal activo, el sol.

Imagen Principal: Ilustración de Federico Babina

CONOCE AL ILUSTRADOR

Suscríbete a la newsletter