Kintsugi, el arte japonés de reparar los pedazos rotos

Existen talleres en las principales ciudades del mundo para aprender esta técnica centenaria

Uno de los ejemplos más interesantes de reciclaje en el ámbito de la cerámica es el Kintsugi, una técnica japonesa que consiste en reparar las piezas rotas de cerámica o cristal con un barniz espolvoreado de oro. No se trata de disimular que dicho objeto se ha roto, como cuando se unen los distintos fragmentos de una pieza con cola, sino de crear algo más bello a partir de las grietas y las imperfecciones.

El japonés Iku Nishikawa, asentado en Inglaterra, organiza talleres introductorios en Oxford y Londres y, más ocasionalmente, en otras ciudades europeas. Pero más allá del placer de recuperar, e incluso embellecer, alguna pieza de cerámica, lo más interesante del Kintsugi es la filosofía que hay detrás. Como dice el propio Iku Nishikawa en su página web, cuando intentamos reparar una pieza cuidadosamente “hay una conexión en el ahora que nos recuerda al mushin (concepto zen que significa mente sin mente), una falta de apego a las cosas que pone énfasis en estar presente en el momento actual, algo que todos podemos ejercitar, especialmente cuando rompemos una pieza de cerámica”.

Kintsugi, el arte japonés de reparar los pedazos rotos

Artículos destacados en Updated Inspiration

Suscríbete a la newsletter