Hacia un consumo cada vez más comprometido con la sociedad

Los consumidores buscan productos que compartan valores sociales y medioambientales

Article image

Aunque ya venía siendo una tendencia en los últimos años, la pandemia ha puesto en relieve la importancia del tiempo compartido, de la reflexión y de un estilo de vida más calmado. El slow life, ese modo de vivir pausado, tomando el control del tiempo, se ha ido expandiendo de forma sigilosa en gran parte de la sociedad. Y de la mano de esta filosofía se ha ido extendiendo también el consumo slow, un modo de compra mucho más pausado. Ahora el consumidor es más selectivo, más consciente y más responsable. Es él quien domina los ritmos y los tiempos. Ha ido desterrando la idea de usar y tirar, quiere productos más duraderos, más éticos y con valores.

Pero este espíritu no es algo nuevo para muchas compañías. En LEGO llevamos intrínseco en nuestra filosofía este mensaje de uso responsable, ya que los bricks ofrecen multitud de posibilidades y son una fuente inagotable de creatividad. Porque nuestra filosofía se basa en construir y destruir para poder volver a construir. En definitiva, reutilizar los productos una y otra vez.

Una demanda del consumidor actual, pero no la única. Por eso, saber escuchar es uno de los grandes activos que deben tener en cuenta las empresas. Saber cuáles son sus intereses, necesidades e inquietudes es cada vez más importante para lograr conectar con el consumidor. Y dando respuesta a esas demandas se consigue construir y reforzar ese vínculo tan necesario entre marca y cliente.

El consumidor demanda productos sostenibles.
El Grupo LEGO realiza constantes pruebas para encontrar materiales sostenibles que sean resistentes y duraderos. Foto cortesía LEGO Group

El consumidor es cada vez más exigente y lleno de inquietudes culturales, medioambientales y sociales. Está preocupado e implicado en movimientos globales y apuesta por marcas comprometidas con una sociedad cada vez más abierta e inclusiva, donde no se produzca ningún tipo de discriminación. La igualdad de género, por ejemplo, es un pilar básico en el consumidor de hoy en día. Y fruto de esa escucha activa, nos hemos comprometido a eliminar los estereotipos de género de los productos, haciendo que estos sean inclusivos y que sean disfrutados tanto por niños como por niñas. Por ello, probamos todos los productos tanto con niños como con niñas, y representamos a los personajes masculinos y femeninos en papeles no tradicionales, tanto en los materiales promocionales como en todos los sets.

Productos que aporten valor

Además de que sean productos éticos, con valores, el consumidor también busca el beneficio propio. Cada vez es más exigente y analiza qué le aporta el producto en su desarrollo como persona. En el sector del juego, por ejemplo, potenciar las habilidades STEM es uno de los objetivos de empresas jugueteras como nosotros, ya que es una de las demandas más importantes del público.

Se busca potenciar el aprendizaje creativo, que pequeños y mayores aprendan jugando. Así, llevamos años trabajando para motivar a que los constructores del mañana empiecen a sentir el amor por la construcción y despierte en ellos ese espíritu constructor. Desde la gama Duplo, pasando por la gama Technic. Y sin olvidarse del público adulto.

Ante una sociedad tan cambiante, la innovación tampoco puede pasar desapercibida. La tecnología hace ya tiempo que forma parte del día a día, y por eso la incluimos en muchos sets, uniendo así el mundo físico con la experiencia digital. Una experiencia que llega desde el primer momento de la compra, ya que ahora el consumidor tiene miles de productos a un solo click de distancia y hay que adaptarse con maestría a esa nueva forma de consumo potenciando el comercio online sin dejar de lado la compra tradicional. Porque el equilibrio está en el punto medio.

Los consumidores animan a LEGO a producir con materiales sostenibles,
Bricks realizados con material sostenible. Foto cortesía LEGO Group

Las tiendas físicas deben reinventarse y ofrecer experiencias que el consumidor no encuentra en el mundo digital. Hay que buscar una convivencia equilibrada entre ambos formatos, para aportar a cada consumidor lo que busca y lo que necesita con cada uno de ellos. La inmediatez del comercio electrónico permite llegar a un público más amplio y ofrecer una mayor variedad de productos. Por eso hay que reforzarlo. En el grupo somos conscientes de ello y de hecho las ventas de comercio electrónico en nuestras plataformas y las de nuestros socios crecieron, en el primer semestre del año, un 50% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Y del mismo modo es fundamental reforzar la venta directa en tiendas físicas que ofrezcan experiencias únicas. Es algo que ocurre en nuestras Flagship Store, como en la recién inaugurada en Barcelona. Escuchando al consumidor hemos apostado por el concepto de retailtainment, una nueva modalidad de experiencia al consumidor basada en la interactividad y la digitalización como entretenimiento, que ofrece una mezcla de experiencias físicas y digitales. Porque es una tendencia palpable en el consumidor. La digitalización es imparable y hay que saber combinarla con éxito para que la experiencia de consumo sea siempre la más satisfactoria para la sociedad.

Imagen principal: Homenaje a la comunidad LGTBIQ+. Foto cortesía LEGO Group

Suscríbete a la newsletter