Cuándo el acceso al conocimiento se convierte en un arma

Enfoques alternativos a la enseñanza y el aprendizaje de la arquitectura

Article image

La enseñanza en general, incluida la enseñanza de la arquitectura, ha sido objeto de un acalorado debate durante más de una década. La universidad, convertida en un entorno mercantilizado gracias a la objetificación del conocimiento, ha pasado de ser un lugar de intercambio de ideas y aprendizaje a un lugar donde el conocimiento e incluso la empatía han adquirido un valor material. En palabras del activista de medios Francisco ‘Bifo’ Berardi, «la privatización del sistema educativo y el asalto de los medios de comunicación a la inteligencia humana están mermando la capacidad crítica de la mente social». Los estudiantes contraen deudas de por vida con el fin de obtener un título que, en teoría, debe procurarles un empleo y abrirles las puertas a una cierta calidad de vida. Desgraciadamente, en la mayoría de los casos esto es un espejismo, y las desigualdades sociales y las preocupaciones culturales acaban siendo una constante en la vida diaria. Ivan Illich ya se refirió a esto en 1971, señalando que «la universidad es a la vez el mayor y más anónimo empleador de todos. De hecho, la universidad es el mejor ejemplo de un nuevo tipo de empresa, sucesora del gremio, la fábrica y las grandes compañías».

Frente a esta realidad, numerosos experimentos no convencionales surgidos por todo el mundo están subvirtiendo este statu quo al adoptar enfoques dirigidos a recuperar el espíritu de «las escuelas bajo los árboles», una referencia a la antigua noción de que la sombra proporcionada por unos pocos árboles era suficiente para albergar un aula. Fue asimismo Ivan Illich quien escribió sobre el revolucionario potencial de la desescolarización, y es posible apreciar este potencial en las numerosas tentativas de cuestionar y proponer alternativas al concepto de universidad.

Quizás las iniciativas más interesantes son aquellas que no pretenden crear una institución o universidad. Test Unit en Glasgow es un campus de verano con un programa de eventos que explora enfoques interdisciplinares del desarrollo de la ciudad al introducir conceptos como el juego, la memoria, la cooperación y el cuidado como formas de inspiración para nuevas metodologías de aprendizaje. La ausencia de jerarquía es la base de este programa, posibilitando un proceso de aprendizaje práctico, horizontal y multilateral, en el que tanto los tutores como los estudiantes aprenden unos de otros.

Modelo de educación alternativa: Floating University
Modelo de educación alternativa: Floating University Berlin©Victoria Tomaschko

Del mismo modo, la Floating University en Berlín, que abrió sus puertas en el verano de 2018 con una estructura flotante con aspecto de alienígena situada al norte de Tempelhof Feld, es un campus satélite para ciudades en transformación. Su programa de tres semanas de duración, centrado en el aprendizaje transdisciplinares, que incluye cocina, comidas compartidas, sol y diversión, fue descrito por el escritor George Kafka como «una estructura flotante imbuida de esperanza radical».

Entre otros muchos espacios y microestructuras dentro de la infraestructura, destaca un innovador sistema de filtración de agua, diseñado por la artista residente Katherine Bell, que utiliza una rueda para extraer el agua de la acequia a través de una serie de bañeras interconectadas que contienen filtros biológicos como el biofilm de arena, el micelio de hongos o los mejillones cebra, tal como Kafka lo describe.

The Concrete Tent by Campus in Camps se autodefine como «un lugar de reunión para el aprendizaje comunitario» pero, de hecho, va mucho más allá. La pequeña estructura tiene un profundo significado, abordando nociones de memoria, comunidad, historia y la paradoja de la temporalidad permanente. Fue construida en 2015 con la intención de dotar de forma arquitectónica a las narraciones y representaciones de los campos y los refugiados más allá de la idea de pobreza, marginalización y victimización en el campo de refugiados Dheisheh en Palestina, y ha albergado diversas actividades de intercambio de aprendizaje en la comunidad local, incluyendo debates abiertos, conciertos, y proyección de películas, entre otras.

Clase nocturna, un ejemplo de educación alternativa
Clase nocturna, un ejemplo de educación alternativa©Julie Guiches for Parckdesign 2016

Le Jardin Essentiel, la edición de 2016 de la bienal Parckdesign en Bruselas, comisariada por Gilly Karjevsky, Judith Wielander y Alexander Roemer, adoptó un enfoque experimental al crear un aula imaginaria en una pequeña zona boscosa. Entre otros aspectos, “Naturaleza – Escuela Nocturna” aspiraba a ser «un programa público en medio de la naturaleza, centrado en la transformación moderna de la misma». Las clases se impartían sin ordenadores, con un único foco de gran tamaño para iluminar a los conferenciantes, que compartieron sus ideas con un público activo en el bosque. El cálido ambiente de tranquilidad y la alfombra de vegetación de color verde intenso se convirtieron en el escenario perfecto para profundos debates e intercambios de ideas.

¿Y cuál es el futuro del aprendizaje si se deniega el acceso al conocimiento? Para subvertir la objetificación del acceso al conocimiento, estas universidades transformativas y no convencionales requieren de la complicidad de los custodios y activistas y de prácticas insumisas de mantenimiento para luchar contra el oligopolio de los editores académicos, cuyas cuotas de suscripción han convertido el acceso a la investigación académica en algo prohibitivo. En palabras de los autores Marcell Mars y Tomislav Medak, «la trayectoria histórica de la universidad y la biblioteca requiere que en la actualidad adopten una postura de desobediencia». Ejemplos de ello son los dos mayores depósitos de libros de texto y artículos pirateados creados por usuarios en Internet: Library Genesis y Sci-Hub. Aunque ambos dominios fueron clausurados después de que un tribunal de Nueva York emitiera una orden judicial a raíz de una vulneración de derechos de autor, continúan estando activos gracias al apoyo de miles de investigadores y bibliotecarios aficionados que digitalizan artículos académicos como desafío a la privatización del conocimiento. Los depósitos resultantes pueden ser considerados en sí mismos otro tipo de universidad.

En palabras de mi querida amiga Dubravka Sekulić —ya que la amistad también es una importante herramienta de aprendizaje— en su texto «Sobre el Conocimiento y el “Robo”»: «el acceso al conocimiento puede ser un arma».

Imagen principal: Educación alternativa en Nature – A Night School©Julie Guiches for Parckdesign 2016

 

Suscríbete a la newsletter